Verónica Miranda

gira para una

mejor experiencia

La realidad de las ideas

 Hay un lugar en donde siempre caemos luego de una “gran idea”, eso que llaman “realidad”.  Ese espacio donde siempre debemos revisar, replantear, redireccionar o directamente encajonar nuestros sueños.

 

Crear algo nuevo, apuntar ideas, soñar, son acciones sumamente creativas e inspiradoras que nos llevan a convertirnos, por unos minutos, es las personas más felices del mundo. Pero de repente comenzamos a pensar que todo aquello que apuntamos o diseñamos ya no es tan viable o posible de realizar. El dinero no alcanza, necesitamos más tiempo, mi personal no me acompaña, etc, etc.. Entonces viene la frustración y es allí cuando regresamos a nuestro lugar de confort. Pero, ¿porqué “regresar a la realidad” siempre tiene que implicar “ir a lo seguro”?

 

Saber organizar y validar una idea puede ser el recurso más maravilloso que puedas obtener. Poder llevarla adelante, por más alocada que parezca, te llevará a ese lugar de inspiración, seguridad y prosperidad que siempre buscaste: ¡La innovación! Las buenas ideas existen cuando pueden experimentarse e inspirar a otros.

 

Una manera muy interesante y valiosa para llevar las ideas a cabo puede ser mediante estas 3 herramientas que nos recomienda Scott Belsky en su libro “Making Ideas Happen”:

 

  • Organización y Ejecución: La manera en la que organizas tus proyectos, los priorizas y manejas tu energía, puede llegar a ser hasta más importante que la calidad de las ideas que deseas llevar a cabo.
  • Fuerzas colectivas: En trabajo en equipo y la utilización de las fuerzas colectivas nos arroja información muy valiosa y establece esa conexión que nos provee de recursos, una buena ayuda y gran inspiración. Cuando te abres hacia otras personas tus impulsos creativos se transforman en proyectos tangibles.
  • Liderazgo: La capacidad de liderazgo hace que la búsqueda de una idea sea sostenible, escalable y, finalmente, exitosa. Ese viaje hacia una vida más productiva como líder creativo comienza con un franco análisis de quién eres, tus tendencias y tus mayores obstáculos.

 

Finalmente, vencer el miedo al fracaso es el primer paso para experimentar la idea. Recuerda que quien no fracasó, nunca lo intentó y estas experiencias no son más que aprendizaje, del mejor, y del que nos hace sabios. Revisa tu idea, juega con ella, compártela, organízate y llévala a cabo. Resuelve los obstáculos con tu equipo, comparte tus miedos y sueños y no olvides de utilizar la empatía para poder ver, con otros ojos, esa realidad a la que tanto le temes.

 

“Un sueño solo puede triunfar sobre la realidad

si se le da la oportunidad”   Stanislaw Lem.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS A LA JABONERA CENTRO DE DISEÑO

SÍGUENOS: