¿Quieres ser más creativo?

Haz más preguntas

por Mara Montañés

 

 

 

 

            Desde siempre hemos escuchado que “el creativo" es un loco que anda en las nubes o que su inspiración es algo mágico. Es verdad que para ser más creativo es necesario hacer cosas diferentes, pero rara vez se menciona su capacidad de hacer preguntas.

 

Hemos aprendido que el dar respuestas correctas es bueno, es lo que en la escuela nos califican y premian, este aprendizaje condicionado de responder correctamente nos pone en evidencia cuando no sabemos algo y genera un miedo a preguntar por parecer que no dominamos el tema, lo que limita nuestro pensamiento, muchos de los descubrimientos y toda la filosofía surgió de los cuestionamientos y la búsqueda de sus respuestas.

 

Más de una vez me ha pasado que  al finalizar una conferencia nadie tiene preguntas, siempre me queda la duda de si todo fue muy claro o que no me escucharon o me expresé claramente, pareciera que el preguntar incomoda, que bien sería que nos premiaran por hacer preguntas, preguntas inteligentes, preguntas de esas que contagian la curiosidad, que invitan a la creatividad, de esas que generan conversaciones reflexivas y profundas y con eso provocar un pensamiento crítico, ese pensamiento que nos abre posibilidades, descubrimientos y posturas ante la vida. 

 

Como lo dice Sir Ken Robinson: “La creatividad está en todo lo que damos por sentado y es por que lo damos por sentado que es tan difícil de encontrar", por que ya no lo cuestionamos. El pensamiento de diseño parte de la idea de que todo es cuestionable, perfectible y que el mundo es un prototipo que puedes mejorar y rediseñar.

 

 

¿No sabes qué preguntar?

 

Las preguntas definen las tareas, expresan problemas y delimitan asuntos, ejercitarnos en el arte de preguntar requiere de curiosidad, de mucha observación, de querer saber más y de comprender mejor, Richard Paul divide en 8 los principales cuestionamientos analíticos, derivados de las formas de pensamiento:

 

•  ¿Qué queremos lograr? Cuestionar los propósitos para comprender qué hay detrás de un pensamiento y sobretodo la intención.

•  ¿Lo que me estás preguntando es…? Cuestionar las preguntas hasta entender las inquietudes y de dónde salió el cuestionamiento.

•  ¿La información que tenemos está validada? Cuestionar la información, los datos, y la experiencia para verificar el trasfondo que sustenta dicha información.

•  ¿Cómo llegaron a esa conclusión? Cuestionar las conclusiones para comprender de dónde viene ese juicio o la solución.

• ¿Por qué pensamos que eso es correcto? Cuestionar los conceptos y las ideas que le dan forma al pensamiento.

• ¿Qué estamos dando por sentado? Cuestionar suposiciones y comprender lo que se está dando por hecho.

• ¿Hemos contemplado los resultados de hacer tal cosa? Cuestionar  las consecuencias y sus implicaciones.

•  ¿Existe otro punto de vista que debamos de considerar? Cuestionar puntos de vista y perspectivas para analizar el marco de referencia.

 

Llena tu cerebro de preguntas y el te dará muchas respuestas, muchas ideas nuevas y lo mejor, te dará más preguntas, que te harán cada vez más propositivo y creativo, no temas incomodar en tu empresa al cuestionar procesos o comportamientos, esa es la forma de encontrar la innovación y cambiar el futuro, aunque el éxito de saber preguntar radica en la habilidad de la escucha... ¡pero ese es otro post!

 

 

 

DESIGN THINKING

en los negocios

"La calidad de nuestro pensamiento está en la calidad de nuestras preguntas"

Richard Paul

gira para una

mejor experiencia

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS A LA JABONERA CENTRO DE DISEÑO

SÍGUENOS: